Atendiendo diabetes a distancia

Con el paso del tiempo, se ha demostrado que el uso de la telemedicina de clínica a clínica es un medio muy eficiente para proveer de atención diabética a regiones remotas y con falta de apoyo de salud. Al brindar un acceso de mejor calidad a la atención, el potencial de mejorar la salud y reducir los costos de atención para las personas en las regiones subatendidas ha tenido un enorme impacto.

Diabetes

La diabetes tipo 1 es una de las enfermedades crónicas más comunes de la infancia y la adolescencia. Se estima que 215.000 personas de menos de 20 años de edad, desgraciadamente se ven afectados por diabetes, ya sea de tipo 1 o de tipo 2, según la Asociación Americana de Diabetes (ADA). También indica que cada año, aproximadamente 15,600 jóvenes son recién diagnosticados con diabetes tipo 1,  y para añadir, unos 3,600 son diagnosticados con diabetes tipo 2. Estas cifras nos indican una relación de aproximadamente 5,200 recién diagnosticados por cada dia y tan sólo en Estados Unidos.

Independientemente que la cantidad de pacientes pediátricos con diabetes está en aumento, permanece una escasez de especialistas endocrinólogos pediátricos que puedan atenderlos. Se encuentra que para cada 290 niños con diabetes tipo 1, existe solo un endocrinólogo pediátrico certificado por la junta estadounidense. Aún así, la relación varía dependiendo de la ubicación geográfica, en donde incluso algunos estados del país estadounidense, no cuentan con endocrinólogos pediátricos certificados por el consejo. Lo cual crea tiempos de espera promedio para una cita superando las dos semanas para más de la mitad de los hospitales, y en promedio una espera de diez semanas. Un poco más del una décima parte de los pacientes requieren viajar arriba de 140 kilometros para llegar a su cita.

Pro lo anterio, la falta de especialistas sumada a la larga distancia entre los mismos en ciertas regiones del país han creado una necesidad de alternativas eficientes y con un enfoque  en lo práctico. Las familias se han visto obligadas a viajar durante horas para recibir atención de diabetes donde los especialistas han dedicado un tiempo considerable a proporcionar consultas periódicas en clínicas remotas haciendo una labor más difícil de lo que ya es. La gran mayoría de estos pediatras e internistas no se sienten cómodos tratando a los niños con diabetes debido a la complejidad de los regímenes de manejo y los rápidos cambios en las opciones de tratamiento. La ADA recomienda visitas clínicas para pacientes con diabetes tipo 1 cada tres meses, sin incluir la asistencia a clases educativas relacionadas con el tratamiento. Las visitas a un centro lejano conllevan dificultades sustanciales para los afectados y a sus familiares, lo que obliga a los padres a faltar al trabajo y a los jóvenes a faltar al coelgio. Siendo así, el peso que cae sobre los especialistas pasando horas en el camino para asistir a clínicas para este tipo de pacientes, reduce significativamente su productividad clínica.

Estos factores, sumando a los cambios en la práctica médica, se asocian con la reforma del sistema de salud y llevando el apoyo del uso de la telemedicina para la endocrinología. La telemedicina ha demostrado ser una alternativa eficaz en para los que la han puesto en práctica.

Las comunicaciones electrónicas en la telemedicina, pueden incluir videoconferencia o teleconferencia, compartir archivos, realizar pagos y obtener medicamenteo en línea con distintos dispositivos de cómputo y otras interacciones con teléfonos inteligentes y tabletas. Un enfoque combinado que ofrece visitas a clínicas e intercambio de datos suplementarios y para poder ajustar las dosis, ha sido el más efectivo hasta la fecha para estos esfuerzos en salud.

Independientemente de que los cuidados para diabéticos se enfoquen en el cuidado primario, más que en subespecialistas, no quita las ventajas de accionar de manera pragmática para ofrecer nuevas y mejores soluciones para impulsar el nuevo paradigma de la salud.